Paper Tigers Poster

Un estudiante rebelde, desmotivado o desatento no es “malo”, según los psicólogos infantiles. Por otro lado, el estudiante puede estar experimentando cosas malas, o si queremos usar una frase clínica, experimentando un trauma.

Las experiencias traumáticas que pueden afectar el éxito de un niño en la escuela incluyen negligencia, abuso físico, sexual o emocional; pobreza; violencia doméstica o comunitaria; hambre; o no tener hogar.

Algunos niños en Long Beach están expuestos a tales traumas con frecuencia, dice Patricia Costales, LCSW, directora ejecutiva de The Guidance Center (TGC), una institución de salud mental de Long Beach que presta servicios a niños y familias.

Preocupados sobre los efectos del trauma y la ansiedad crónica en la habilidad de aprender de los niños, los empleados de TGC empezaron un programa piloto en Beach High School, una escuela de educación alternativa para estudiantes que necesitan recuperar créditos. El programa ofrece una guía para los maestros, administradores y otros empleados de Beach High, para ayudar a los estudiantes que sufren de traumas. 

“Y los empleados no tienen que ser terapeutas para participar”, dice Costales.

El programa, llamado It’s About T.I.M.E (Movimiento de Información de Trauma en la Educación), está basado en investigación por expertos del trauma infantil Bruce Perry, M.D., Ph.D., y Steve Graner, M.S., que respalda crear un ambiente seguro y educativo en las escuelas y ofrece actividades basadas en los sentidos para reducir el estrés. Estas actividades pueden ser tan sencillas como dejar que los estudiantes estiren, hagan posiciones de yoga, jueguen con Play-Doh o vayan a caminar.

“Las antiguas intervenciones, como la detención, suspensión y expulsión no son lo que queremos”, dice Costales. “En lugar de tomar medidas disciplinarias, deseamos calmarles para puedan quedarse en la clase y aprender”.

La capacitación de “información de trauma” para los empleados de Beach High, todos desde el director hasta el conserje, empezaron en agosto. Los empleados aprendieron interacciones sencillas para calmar a los estudiantes o a una clase entera.

“Es una manera diferente de entender el comportamiento”, dice Costales. “Un niño que alborota o no escucha puede estar hambriento, o reaccionando a algo fuera de la escuela. No es que no haya lugar para la disciplina, pero no tiene por que ser el primer recurso”.

Nathan Swaringen, LCSW, un terapeuta de TGC quien trabaja en el sitio en las escuelas del Long Beach Unified School District, fue el autor de la idea de colaborar. Los empleados están usando las técnicas con los estudiantes actualmente, y Swaringen continúa a capacitar a los empleados.

“Los empleados son estupendos y dedicados”, dice Swaringen. “La fundación ya está fija, resultando en algunas relaciones muy fuertes y emocionantes entre los estudiantes, los maestros y yo. No hay varita mágica ni solución rápida, pero esta la manera de curar el trauma”.

Los empleados de TGC esperan que el programa piloto, el cual para el centro por completo, será extendido a todas las escuelas en el distrito.

El miércoles, 12 de Octubre, TGC presentará una proyección gratuita del documental “Paper Tigers”. Dirigido por James Redford, el documental muestra un año de la vida de seis estudiantes en escuela alternativa en Walla Walla, Washington, que usado el método de información de trauma con éxito. La proyección, abierta al público, empezará a las 7 p.m. en el Art Theatre, 2025 E. Fourth St., seguido por una charla del panel. Puedes reservar entradas gratuitas en bit.ly/2cWGb7t.

Puedes ponerte en contacto con Karen Lindell en klindell@gazettes.com.

Load comments